ACUARELA DEL CASPIO





ACUARELA DEL CASPIO


El barco salado
se diluía
en un mar de miel.

Nadie escuchó
el zumbido de las abejas.
Nadie olfateó
el musgo traicionero.

Nadie,
nadie, nadie
quedó en pie.

Las acequias resecas
cobijan hojas, latas , colillas…

Anudan fortunas los grillos
y tras la algarabía
cocodrilos nevados
lloran
agujas de morfina.

“¿Vendrás amor?
¿Vendrás vida?
¿Vendrás?”



Raúl Sánchez Alegría 17 de noviembre de 2017

Comentarios

Entradas populares de este blog

RONDÓ OTOÑAL

DE CAJÓN, SE ME VA EL BOLO

AUSENCIA