LÁZARO





LÁZARO



He desnudado al hambre

que me pudría

desde las aguas

bautismales.



La he visto mísera, pequeñita.



La he visto hambrienta de ser.



Hambrienta de razón.



Hambrienta de ser 
consumida,

cotidianamente,

como droga adictiva,

como pan duro

que no resiste

al buen hambre.





Lázaro soy.

Muerto estaba en vida,

ciego, competitivo, 
insaciable…

muerto de hambre.

Raúl Sánchez Alegría 18 de febrero de 2018.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RONDÓ OTOÑAL

DE CAJÓN, SE ME VA EL BOLO

AUSENCIA