jueves, 31 de marzo de 2016

PROCLAMA



PROCLAMA



Reivindico el hedonismo.

Reivindico vaguear,

olvidarse de todo y de todos:

hasta de uno mismo.



Reivindico la anarquía,

aniquilar los relojes, los calendarios

la sopa fría.



Proclamo el derecho inalienable

a ser grosero:

a llamar lo que me parezca al mundo

a callarme, a reírme

a mandar todo al pedo.



La batalla, la guerra, el armisticio

la post-guerra, la historia mendaz

están perdidas.



Apátrida, agnóstico, arbitrario, errante

propio,

sin más salida

que la tierra, el polvo y el olvido,

reivindico vivir

-         a mi modo-
sin deudas ni deudos.

Proclamo y digo esta tontería.









Raúl Sánchez Alegría  30 de marzo de 2016