VIDA PERRA



VIDA PERRA



Por las esquinas

me veías

como un perrito.

Incapaz de morder

sólo de ladrar.



Por las esquinas,

olisqueando

vuestros orines,

el territorio

que osasteis marcar.



Todo huesos,

todo pulgas,

medroso,

por las esquinas

andaba

despreciado, gris…

pero sin collar.



“No te fíes de un perro

de nadie.

No te fíes de su mala

traza

sin pan y con pulgas

te dejará.”



Ahora

por mis dientes

tu sangre mana,

por mi meada

tus ropas apestan,

marcado estas.




“No fíes a tus piernas

tu suerte

ante un perro de  nadie:

sus malas pulgas

te alcanzarán.”



Por las esquinas

me veías….

Tarde,

muy tarde para ti

era ya.





Raúl Sánchez Alegría 1 de enero de 2017.




Entradas populares