ZAPATOS PEQUEÑOS

 



ZAPATOS PEQUEÑOS 


No intentes comprender nada.

Ocurre. Es. Sucede. Pasa.


Tu cabeza, admítelo, 

es como tu experiencia:

limitada.


No intentes asumir,  

no intentes razonar,

no busques patrón 

-marinero de “agua dulce”-:

no existe.


Es vano limitarse 

al supuesto conocimiento. 


Experimenta. Prueba. 

Vive. Siente.

Participa.


Olvida: 

los recuerdos pesan

y te harán daño,

como zapatos pequeños. 


Raúl Sánchez Alegría 26/6/24




Comentarios

Entradas populares de este blog

DE CAJÓN, SE ME VA EL BOLO

RONDÓ OTOÑAL

SUTIL SANADORA