ALIVIADEROS










aliviaderos


Hace calor.

Hoy,
serenamente,
estoy  ardiendo.

La luz blanca
acelera partículas,
inertes
durante el día.

Hace calor.

Tu pelo es ahora más largo.
“¡Huye!, ¡huye!” exclamas.

Toda huída tiene un precio.

Reclinado en la butaca de la peluquería,
cierro los ojos.

Dalila sonríe a través del espejo.

Raúl Sánchez Alegría 14 de septiembre de 2018.
dedicado a Gil, a Kavafis y a Villena.




Entradas populares de este blog

"¿QUIEN ME ACOMPAÑA?"

ACOTACION: PARA ESO ESTÁ EL SASTRE

M