viernes, 30 de octubre de 2015

AUTARQUÍA

AUTARQUIA

He cerrado los ojos.
Autosuficiente no soy,
más aletargado tengo el rostro,
infranqueable pared donde rebotan
los otros.

Abierta esta la espita del gas
hedonista que evade el sentimiento.

No hay más que un existir:
inútil si no se emplea en asir
la vida por la pechera.

Mas las claraboyas del alma
están ciegas.
Mas la boca ya no libera
aires que al confort empeñan.


Monolítico roble, pétrea calma.