jueves, 19 de noviembre de 2015

COLAPSO



COLAPSO


No hay ritmo.
Sin embargo los oleajes se suceden
alternando calmas chichas
con galernas.

No hay ritmo.
Pero los gritos explotan
rompiendo aquietados silencios
rasgando ataraxias de colmena.

Posiblemente…
Seguramente…
Inevitablemente…
…todo continuará así.

Sin pulso, sin ritmo, sin sentido.
Sin principios, sin finales
-al menos felices-.

Confinados en una línea,
enredados en un bucle,
sin retorno, sin sustancia
abotargados, aburridos
alienados
felices…

Sin ritmo.


Raúl Sánchez Alegría 18 de noviembre de 2015