domingo, 29 de noviembre de 2015

NADA ES ADAN, AVE ES EVA



NADA ES ADAN, AVE ES EVA




En perpetua condena

voy recreando

el mundo,

con los restos

que de otros  quedan,

con de mil cosechas

frutos.



Empeñado en edificar

mi propia colmena:

no soy zángano

que se lo lleva

crudo



Podrás despreciar,

ignorar mi tarea.



Podrás por encima

del hombro

mirar al hombre

que venció

al absurdo

de plegarse

al cobijo de la cueva,

y no buscar más allá

del fuego seguro.



(Nada es Adán,

ave es Eva)



En perpetua condena erró.



Errado hubiera sido

ceder en ese punto.





Raúl Sánchez Alegría 29 de noviembre de 2015