TUVO SUERTE



TUVO SUERTE


Tuvo suerte al crear
partiendo de la nada.

Nada había,
ningún recuerdo,
ningún pesar,
ningún olvido,
ningún modelo,
todo nuevo…
sin objetivo, sin limitaciones,
“a estrenar”.

Tuvo suerte…
(¡Y era el creador!)


Sin escombros, sin penas, sin presiones,
con todo el tiempo,
con toda libertad,
pudo crear un universo
( o dos, o tres, o mil quinientos veintidós).

¿Quién se lo iba a reprochar?.

Tuvo suerte
y era
omnipotente, todopoderoso, ubicuo, pleno, infalible, inefable
¡¡dios!!...
y yo sólo un hombre.

Un hombre rodeado de escombros,
de prototipos fallidos,
de premuras, de retrasos,
carente de cualquier certeza,
preso del capricho del tiempo.

Un hombre que
 –incomprensiblemente para la razón divina-
se levanta sobre la caducidad
y reconstruye el universo.


Nada es para siempre.

El Hombre Lacerado
-          no dios-
lo sabe.

El Hombre que forja,
con los restos de un cuento,
su humanidad.

Raúl Sánchez Alegría 8 de agosto de 2018


Entradas populares

M