lunes, 14 de diciembre de 2015

ENTREGA



ENTREGA


Más solo que nunca,

ante vosotros, 
me planto.

Digo: “me planto”,  
y no: “me postro”…

Eso también, 
debe quedar claro.





Más solo que nunca

preso 
de un vértigo feroz,

a un torbellino voraz 
atado,

aparezco,

me desnudo

y muestro

el libro que a ciegas

fue redactado.



No fui consciente 
de la herida

no fui consciente 
del daño:

al plasmar en tinta

perdí la partida

de tener coartada

de por inocente 
ser tomado.



Culpable no soy, 
pero si suicida:

a borbotones 
la vida impresa

os la estoy dando.




Raúl Sánchez Alegría 14 de diciembre de 2015.