domingo, 3 de abril de 2016

EMMA



EMMA

Bellamente envejeciste
pero la ceniza
no te alcanzó.

Los ojos  eran llamadas
a la búsqueda,
embajadores de retos
y quebrantos,
de vida inmensa
de brava emoción.

No fuiste,
no serás ceniza:
siempre arderás.

Bosques boreales agradecerán
la distancia.
Las selvas te invitarán
a mirar hacia otro lado…
“¡Incéndiame!”, sin embargo,
te diré yo.




Raúl Sánchez Alegría 3 de abril de 2016