lunes, 4 de abril de 2016

MAGIA



MAGIA

Ha cesado la ira.

Pausadamente abandoné su rumbo
y como brote renacido
me abrí
a ese ser que ya era.

Ha cesado el temor.

Nada pierdo
por decirlo:
soy frágil, soy efímero.

Desdeño el espejo.

Nada he de demostrarme...

La faz arrugada
es impronta del tiempo,
de deseos, ternura, sueños
peleas, amarguras, quiebros
de todo eso tan importante
que, al final, será lo que ya es:
nada palpitante,
simple y fugaz nada.





Raúl Sánchez Alegría 8 de diciembre de 2015