lunes, 11 de abril de 2016

MISTERIOS



MISTERIOS

 


Abandonaron máquinas del tiempo
entre los árboles.
Las cubrieron con neblina
con hojas secas y trinos al caer la tarde.

Abandonaron pastillas de amnesia
en los ojos azules  de un ángel.
En la sinfonía serena  de una gota
cayendo.
En la levedad de un copo de nieve.
En el vuelo de un ave.

Misericordiosos, sabios, sutiles
abandonaron los ingenios.

Tarde o tempranos hallaremos
los prodigios cercanos,
humildes, poderosos…
para necios misterios
inalcanzables.


Raúl Sánchez Alegría 8 de diciembre de 2015